El Rincón Habla - Inspirational Magazine

  • Diario Digital | martes, 16 de julio de 2024
  • Actualizado 02:39

URBANISMO

¿Qué va a pasar con las viviendas irregulares de Rincón de la Victoria?

Las jornadas de Urbanismo que tuvieron lugar el martes 7 de junio en Rincón de la Victoria revelan que las viviendas construidas en la zona de Granadillas y a lo largo del carril del Toro, ambas por encima de la autovía A7, están en suelo no urbanizable y por tanto en situación irregular, mientras no se apruebe un nuevo Plan General de Ordenación Urbanística, “PGOU”, para el municipio. Según el concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Antonio Sánchez, “hay que cumplir la legalidad y preguntar a los vecinos” para consensuar un nuevo plan entre todos.

El PGOU que está vigente es el de 1992 pero con un texto refundido de 2008, no adaptado al Plan de Ordenación andaluz (POTA).

Jornadas de Urbanismo y PGOU
Jornadas de Urbanismo y PGOU
¿Qué va a pasar con las viviendas irregulares de Rincón de la Victoria?

Las Jornadas de Urbanismo organizadas por la concejalía de Urbanismo e Infraestructuras. Los escasos asistentes eran principalmente de la zona de Granadillas y Carril del Toro, comerciantes del municipio y prensa local y comarcal. La alcaldesa, Encarnación Anaya, inauguró la jornada e indicó que tener un Plan de Ordenación Urbana es “importante y fundamental”.

El Sr. Venancio Gutiérrez Colominas, Secretario General del Ayuntamiento de Málaga y miembro del equipo técnico redactor del PGOU de Rincón de la Victoria, fue el encargado de hablar del significado que tiene el Suelo No Urbanizable (SNU) en un Plan de Urbanismo y para ello comenzó explicando que en 2007 cambia la legislación nacional sobre el suelo que anteriormente era la del 1998 (de liberalización del suelo) que permitía construir en cualquier suelo que no fuera No Urbanizable Protegido.

En Andalucía, añadió, se presta atención a la normativa estatal (que contempla los derechos constitucionales asociados al suelo, e impone esta consideración a los planes generales), la normativa autonómica y el POTA (Plan de Ordenación del Territorio de Andalucía), del año 2006.

La LOUA, Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía, de 2012, explicó Colominas, establece tres clases de suelo: urbano, urbanizable y no urbanizable (luego, cada clase tiene varias subclases: Consolidado, Sectorizado, No Urbanizable común, no urbanizable protegido, etc.). En el Suelo No Urbanizable de especial Protección, continuó, nunca prescribe la posibilidad de la acción de la demolición, mientras que en el No Urbanizable común (SNU), la acción de demolición prescribe a los seis años por inacción administrativa. A partir de ese momento, las viviendas en SNU pasan a ser “inatacables” o “fuera de ordenación”, con lo que ello significa, es decir, imposibilidad de remodelación, ampliación o préstamos hipotecarios. No obstante, transcurrido el plazo de 6 años pueden regularizar su situación como “asimilado fuera de ordenación”, un “tortuoso” camino administrativo con complicadas exigencias que tendrá que aprobar, en cualquier caso, el Plan General. Como muestra de esperanza, Colominas, comentó que existen soluciones que se están estudiando en los distintos PGOU que están en tramitación. Concluyó que se ha establecido por decreto que las viviendas anteriores al año 1975 se las clasifique jurídicamente como “autorizadas” por la LOUA y puedan recibir la primera ocupación.

Explicó que las propias leyes de urbanismo proporcionan a los ayuntamientos lo que califica “una puerta encubierta” que permite construir en Suelo No Urbanizable basándose en el interés público y social, y que el Suelo No Urbanizable especialmente Protegido está sujeto a normativas estatales y comunitarias.  

Sobre el Suelo Urbanizable, Antonio Fernández Bordes, Responsable de Planificación de la Diputación de Málaga y Codirector de la revisión del PGOU de Rincón de la Victoria, explicó las características de los suelos urbano consolidado, no consolidado y sectorizado, y los cambios de denominación antes y después de la LOUA. Indicó que el POTA de 2006, en su artículo 45 limita el crecimiento a tal nivel que ningún PGOU andaluz cumpliría los requerimientos, y que provoca conflictos entre la administración regional y las administraciones locales.

En 2009 se presenta un nuevo avance de PGOU, basado en el texto refundido de 2008,  aprobado y publicado. Sin embargo todavía se discute con la Junta de Andalucía “porque requieren bajar aún más el nivel de desarrollo”, que lo sitúa en 6.000 nuevas viviendas. En tal sentido, Bordes se mostró crítico e indicó que tanto Rincón de la Victoria como Torre de Benagalbón habían tenido un crecimiento de aproximadamente 2.000 habitantes anuales en los últimos años.

En 2013 se realiza una propuesta (no un avance), que podría haber sido el documento definitivo ya que la Junta “veía con buenos ojos” según comentó Bordes porque suponía el crecimiento de esas 6.000 viviendas. Sin embargo, la Junta de Andalucía no ha dejado de legislar especialmente en materia medio ambiental, que afectarían a este documento, con lo que habría que volver a revisar toda esta propuesta, que además recibió 850 alegaciones de vecinos y asociaciones.

Viviendas irregulares en Granadillas y el carril del Toro

La Zona del Arroyo Granadillas y el Carril del Toro son las zonas más afectadas por este retraso en tener un Plan General de Ordenación Urbanística ya que están en una zona clasificada como No Urbanizable, lo que les sitúa en una situación irregular según la LOUA, y que en caso de no haber transcurrido los seis años para que las administraciones actúen contras ellas, pueden ejercerse acciones de derribo. Actualmente su situación, según comentaron los ponentes, es de “asimilado fuera de ordenación” lo que conlleva restricciones de licencias de obra menor, reconstrucción o incluso para hipotecar.  

Antonio Sánchez, concejal de Urbanismo e Infraestructuras, comentó que el plan de 2013 no era el definitivo. Explicó que era un plan propuesto por el equipo de gobierno anterior y que el nuevo equipo de gobierno no comparte. “Hay que cumplir la legalidad y preguntar a los vecinos”, añadió Sánchez, que insistió en que el nuevo plan se trabajará y se modificará teniendo en cuenta su opinión. “Este es el objetivo de estas reuniones, conseguir un plan para todos y consensuado con los vecinos”.

Como conclusión, se puede decir que todas estas acciones y jornadas de participación ciudadana, por otro lado bien recibidas, unidas a la tediosa y dura labor de redacción y revisión legislativa, puede acabar en un nuevo PGOU para el final de la legislatura, puesto que no hay fecha comprometida por el ejecutivo, con el peligro de que si no se consigue y si, tras unas nuevas elecciones, cambiara el signo político del municipio, pudiéramos encontrarnos con que un nuevo Equipo de Gobierno decidiera revisar ese plan al igual que el Equipo de Gobierno ha hecho con el de 2013.

Asociación de afectados

La asociación SOHA (Save our Homes – Axarquía) reúne a afectados por el boom urbanístico y los cambios en la LOUA en la Axarquía, tanto extranjeros como nacionales, está teniendo reuniones con representantes del Parlamento Andaluz en Sevilla para que antes del verano se pueda resolver la situación de las viviendas construidas en Suelo No Urbanizable.