El Rincón Habla - Inspirational Magazine

  • Diario Digital | lunes, 24 de junio de 2024
  • Actualizado 20:22

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS SIN VÍCTIMAS

Familiares de víctimas indignadas por ser marginadas en el acto de Víctimas del Terrorismo

Las familias de Manuel López Fernández, vecino de Rincón de la Victoria, asesinado por la banda terrorista ETA, en diciembre de 1982, han querido hacer público su malestar por haber sido dados de lado en el acto homenaje a las víctimas del terrorismo del pasado 23 de marzo.

Calle Manuel Lopez Fernandez
Calle Manuel Lopez Fernandez
Familiares de víctimas indignadas por ser marginadas en el acto de Víctimas del Terrorismo

El pasado 23 de marzo, el alcalde, Francisco Salado, rindió homenaje a las víctimas del terrorismo acompañado por cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, acto en el que se colocó una placa conmemorativa en la rotonda de la Avenida de la Candelaria. 

Sin embargo, familiares y víctimas del terrorismo no fueron invitadas al acto de homenaje, lo que ha sido tachado como una torpeza y falta de delicadeza por parte del portavoz de la familia de Manuel López Fernández, asesinado por ETA en diciembre de 1982, en acto de servicio. Además han querido registrar la queja en el ayuntamiento, para que al menos quede constancia de su malestar, por este acto, a todas luces, electoralista.

"Es una falta total de sensibilidad. Mientras que para el alcalde es una foto más para las elecciones, a nosotros, este ninguneo, nos indigna", ha comentado Sergio, sobrino de Manuel López Fernández.

Dos víctimas de terrorismo de nuestro municipio tampoco fueran invitadas al acto como tales víctimas. Se trata de José María Gómez, Pepín, y Francisco Robles Mejías, quienes sufrieron sendos atentados con coche bomba siendo alcalde y concejal del PP respectivamente en septiembre de 1997. Ambos salvaron la vida por diversas circunstancias.

Preguntado José María Gómez, "a mí me lo han comunicado pero como concejal, no como víctima del terrorismo", indicó.


Manuel Lopez Fernandez

Manuel López Fernández tenía 23 años y estaba soltero. Era natural de Rincón de la Victoria y llevaba poco tiempo destinado en el puesto fronterizo de Irún. Un 29 de diciembre de 1982 era tiroteado en la estación de ferrocarril de la localidad guipuzcoana, junto a Manuel López Fernández, de 48 años. Manuel López moría poco después en el Hospital Nuestra Señora de Aránzazu de San Sebastián.

"Era alegre y amigo de sus amigos", han querido recordar de él sus familiares. Hijo y hermano de guardias civiles, Manuel era el pequeño. Sus dos hermanos Francisco y Bernardo siguen siendo vecinos de Rincón, del barrio de pescadores.

En abril de 2009, el entonces alcalde de Rincón de la Victoria, José Miguel Fernández Domínguez “Carloni”, concejales de la corporación municipal y familiares de Manuel López participaron en un homenaje por el guardia asesinado en el transcurso del cual se dedicó una calle con su nombre en el rincón de Los Olivos.