El Rincón Habla - Inspirational Magazine

  • Diario Digital | domingo, 26 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00

CARMEN LÓPEZ CUETO CON LA VIEJA PROFESORA BORRÓ LA PIZARRA, FINALISTA

Retrato en 150 Palabras de Pilar Lafuente González ganadora Concurso de Microrrelatos del Círculo Cultural Bezmiliana de junio

Ya tenemos las ganadoras de este mes de junio. Como ya se hace habitual el fallo del jurado reñido por la calidad y creatividad de los relatos. Ya sólo quedan tres ediciones, julio, agosto y septiembre para terminar el concurso de microrrelatos. En octubre se publicará un libro con todos los ganadores y finalistas. ¡Venga, participa!

150 palabras
150 palabras
Retrato en 150 Palabras de Pilar Lafuente González ganadora Concurso de Microrrelatos del Círculo Cultural Bezmiliana de junio

Esta edición del mes de junio ha sido en su mayoría relatos femeninos no tanto por la frase y las palabras obligatorias pero si por la trama curiosamente del relato. La frase de esta edición “le faltaba un puñado de sal”, ha dado más relatos con protagonista d femenina. Han sido relatos de calidad que describían situaciones y estados de ánimo de la vida de supuestas profesoras.

Este  concurso cultural tiene una duración de un año, de octubre de 2014 al septiembre de 2015, de entre los doce relatos ganadores saldrá el ganador definitivo. Anímate a participar, el plazo está abierto hasta el último día del mes de junio.  Para más información:

http://rinconcultural.org/circulocultural/images/Microrrelatos/Bases_Concurso_Microrrelatos.pdf


Relato Ganador: Retrato en 150 palabras de Pilar Lafuente González

Le faltaba un puñado de sal. Como a su vida, sosa, anodina, renqueante. Hasta su atuendo le resultaba aburrido.

Dejó la cuchara con que había probado la paella que cocinaba, tomó una cerveza del frigorífico y salió a la terraza de su pequeña vivienda, colgada sobre la ladera que descendía del monte a la costa.

Al fondo, el mar. Cruel unas veces, amable otras.

En medio, el pueblo de La Cala, con sus rincones hermosos y su densidad excesiva.

Y arriba, ella, la profesora que soñó hacer grandes cosas y solo era una rémora para sí misma. No sabía en qué momento había comenzado a echar el freno a su vida, a perder pulso y pasión por lo que hacía. A dejarse comer terreno.

Regresó a la cocina, hizo bailotear generosamente el salero sobre el guiso, juró renovar fuerzas, prometió y lloró. Y se sentó a esperar el próximo fracaso…


Finalista: La vieja profesora borró la pizarra de Mª Carmen López Cueto

Los chicos de hoy en día no estaban interesados en las lenguas muertas.

Mañana volvería a probar suerte. Quizás descubriera una chispa de interés en alguna mirada, algo que le permitiría afrontar con ánimo los pocos años que le quedaban en la enseñanza.

Al salir del colegio su atuendo y su paso vacilante la distinguían del resto de docentes, más jóvenes, dinámicos y también más superficiales.

Para ella Internet, los móviles y esas modernidades eran una rémora en su oficio, el viejo oficio de enseñar. Y todos vivían enganchados a esos chismes.

Llegó a casa, situada cerca del IES Bezmiliana, y se sentó frente a su comida a la que siempre le faltaba un puñado de sal. ¡Médicos! La harían vivir 100 años, pero su paladar no lo agradecería.

¡Médicos! Pensó antes de irse a dormir para, como cada noche, soñar en latín.