El Rincón Habla - Inspirational Magazine

  • Diario Digital | martes, 16 de julio de 2024
  • Actualizado 02:39

EL PARTIDO ANDALUCISTA CAMINA HACIA SU DISOLUCION

50 años no es nada o la muerte no es el final

El próximo día 12 de Septiembre tendrá lugar en Málaga el congreso extraordinario del Partido Andalucista (PA) donde inicialmente se decidirá la disolución del partido, poniendo fin a cincuenta años del andalucismo como formación política.

Partido Andalucista en Rincón de la Victoria. Marzo de 2015.
Partido Andalucista en Rincón de la Victoria. Marzo de 2015.
50 años no es nada o la muerte no es el final

Medio siglo donde supuestamente se ha luchado por mantener, rehacer y regenerar un espíritu nacionalista que nunca estuvo arraigado entre los andaluces y que hoy, a tenor de declaraciones de sus “históricos”, ya no tiene sentido. Sin embargo, el partido no quedará disuelto del todo, ya que mantendrá su estructura administrativa hasta el 2019.

Precisamente otro punto importante en este próximo congreso extraordinario será el debate para buscar los mecanismos necesarios para que los 319 concejales electos no queden desamparados jurídicamente en sus cargos actuales y los compromisos adquiridos por el PA queden garantizados.

En la convención del pasado julio, se concluyó que el ciclo político del Partido Andalucista había terminado y procedía su disolución, algo con lo que estaban de acuerdo tanto históricos, como dirigentes y militantes de base.

Si se analiza desde la óptica histórica de movimiento político y social, se encontrará una de las razones de esa afirmación anterior; y es que el Partido Andalucista no ha logrado sus expectativas porque en el pueblo andaluz no hay arraigo por el toque nacionalista convencional. Y es lógico que no exista, cuando el nacionalismo andaluz se conformó como  variante política del andalucismo cultural y folklorista produciéndose lo que se denominó el “descubrimiento de la identidad cultural andaluza”. El PA nació con esa vocación nacionalista siendo su objetivo principal “contribuir a la existencia de una sociedad civil activa y solidaria que utilice todo nuestro acervo cultural para satisfacer de la manera más eficiente nuestras necesidades colectivas e individuales, que tienen la singularidad de nuestra forma de ser, de nuestro entorno y de nuestra historia”.

Por otro lado, la afirmación se asienta un poco más en el profundo desapego que los andaluces han demostrado en los resultados electorales de esta última década con un partido que nació con vocación de ser el partido propio de los andaluces. Sin embargo, hay que reconocer también que no hubiera sido posible la conquista de la Autonomía sin la acción y compromiso del Partido Andalucista. El secretario provincial del Partido Andalucista (PA) de Málaga, Óscar Pérez, comentó hace unos días que el partido ya no tiene sentido, ya que "los andaluces no apuestan" por dicha formación. No obstante, no descarta que algún día, lejano o cercano, surja de nuevo una agrupación que ocupe el espacio dejado por los nacionalistas andaluces.

Bueno, quizá tarde mucho en llegar tal y como son las circunstancias políticas actuales, donde la juventud y los veteranos están cansados y aquellos “pasan” de una política anticuada.

El mismo secretario general del partido Antonio Jesús Ruiz asegura que "ha llegado la hora de sacrificar nuestro propio partido. Hace falta un golpe de efecto". Algunos lo llaman "entierro digno".

Fuentes del Partido Andalucista de Rincón de la Victoria han comentado a este periódico que no creen que desaparezca, más bien se hará una reformulación. "De todas formas", continúan, "para el PA las elecciones más importantes ya han pasado, y de aquí a cuatro años estará andando de nuevo. Esperemos al día 12".

Con todo esto viene a la memoria este par de estrofas de “la muerte no es final” que podría definir el sentir actual del PA:

Tú nos dijiste que la muerte
no es el final del camino,
que aunque morimos no somos,
carne de un ciego destino.


Tú nos hiciste, tuyos somos,
nuestro destino es vivir,
siendo felices contigo,
sin padecer ni morir.