El Rincón Habla - Inspirational Magazine

  • Diario Digital | domingo, 26 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00

EL JUEZ DECRETA SOBRESEIMIENTO PROVISIONAL DE LA CAUSA

Francisco José Gallardo Bossini (Kiko) sigue luchando por su integridad

Según informe del magistrado y del fiscal de la causa, ambos coinciden, que no aparece debidamente justificada la consumación del delito.

Francisco José Gallardo Bossini (Kiko) sigue luchando por su integridad

A principios del mes de diciembre, el Juzgado de Instrucción número 5 de Málaga decretó el sobreseimiento provisional (se habla de sobreseimiento provisional cuando solamente existen dudas sobre la comisión del hecho o sobre su autoría, dando lugar a una mera suspensión del proceso, sin efecto de cosa juzgada material (arts. 634 y ss. L.E.Cr.) y archivo de la denuncia interpuesta por  Francisco José G. Bossini (Kiko) por presunto delito de acoso laboral, prevaricación, lesiones contra los derechos de los trabajadores, detención ilegal y coacciones, contra el alcalde de Rincón, Francisco Salado y el Jefe de Policía Local, José Puerta. Según informe del magistrado y del fiscal de la causa, ambos coinciden, que no aparece debidamente justificada la consumación del delito. Sin embargo y según las alegaciones de la defensa de Bossini en su recurso de apelación, afirma que no se ha entrado a valorar la numerosa documentación  aportada por la defensa que acredita cada uno de los hechos objeto de la denuncia.

Los hechos empezaron en las elecciones de 2011 cuando el agente Bossini se presentó  como candidato a la alcaldía por el Partido Independiente de Rincón de la Victoria (PIRV) y cuya campaña estuvo plagada de  alusiones por ambos candidatos. Una vez que el PP entra en el gobierno municipal, al parecer y presuntamente, se empieza una campaña de desprestigio y acoso laboral por parte de alcalde y del jefe de policía de Rincón hacia la persona del agente Bossini que ya dura casi cuatro años, los mismos de denuncias y acusaciones por parte de uno y de otros.

Presuntamente negación de permisos por enfermedad familiar, cambios de turno, imposición de servicios  de carácter humi-llante, difamaciones hechas públicamente… “no deja dudas de que es un acoso inten-cionado por la parte denunciada” según afirman los abogados de Bossini. “Por otro lado, continúan, no dejan de ser represalias por las continuas denuncias hacia ellos y que prima su  relación de superioridad”

La magistrada del juzgado de instrucción número 5, según informe de la defensa, considera que los diferentes hechos  denun-ciados, examinados de manera aislada, no constituyen delito penal, ya que constituyen cuestiones administrativas susceptibles de ser recurridas por la vía correspondiente.

Así están las cosas.  El agente Bossini sigue luchando por su integridad personal y profesional y deseando que todo esto termine cuanto antes para empezar a olvidar los presuntos abusos laborales y personales a los que se ha visto sometido por parte de estas dos personas públicas.