El Rincón Habla - Inspirational Magazine

  • Diario Digital | domingo, 26 de mayo de 2024
  • Actualizado 08:16

CÍRCULO CULTURAL BEZMILIANA

Pimientos fritos o asados de Carmen Enciso relato ganador de la edición de junio del II Concurso de Microrrelatos del Círculo Cultural Bezmiliana y Cine de Verano de Carmen López Cueto finalista

El mes de junio nos ha dejado de nuevo una gran participación en el concurso de relatos de la asociación cultural de Rincón de la Victoria. Los  participantes han “hilado” las palabras y frase con gran destreza narrativa no sin dificultad habida cuenta de la frase pimientos fritos o asados  y las palabras oxidado, ninguneo, exorcista. Felicitar a las ganadoras de esta edición y animar a nuestros lectores a seguir participando.

menu restaurante
menu restaurante
Pimientos fritos o asados de Carmen Enciso relato ganador de la edición de junio del II Concurso de Microrrelatos del Círculo Cultural Bezmiliana y Cine de Verano de Carmen López Cueto finalista

Relato ganador

PIMIENTOS FRITOS O ASADOS de Carmen Enciso

Tengo el pensamiento oxidado. Me persigue la misma obsesión día tras día, hora a hora, minuto a minuto. Siento su ninguneo al caer la noche. Los continuos ataques de ansiedad han hecho que visite a un exorcista que me ha recetado centrarme en el aquí y el ahora. El sol se agacha, llega el temido momento. Sentado en un chiringuito de La Cala, me dispongo a seguir su recomendación; no levanto la vista de la carta, no sé si pedir pimientos fritos o asados.

Relato Finalista

CINE DE VERANO de Carmen López Cueto

El cine de verano de Rincón proyectaba ‘El Exorcista’ esa noche. No era película para todos los públicos, pero yo siempre fui muy fan del terror y de esa película. El ninguneo al que algunos espectadores sometían a este género cinematográfico me parecía poco inteligente. Pepe Parejo, mi primer jefe, era un experto y me enseñó a apreciar las luces y la sombras del buen cine de terror.

Mientras me arreglaba en mi apartamento de verano, pensaba si tendría tiempo de tomar algo. Me apetecía cenar pimientos asados o fritos con pescaíto junto al mar.  

El candado oxidado de la cancela me puso difícil salir del recinto, pero no hay victoria sin esfuerzo. Finalmente enfilé tranquila y sola el camino hacia la Estación de la Torre de Benagalbón. Pimientos y peli de terror: ¿qué más se le podía pedir a una noche de verano?