El Rincón Habla - Inspirational Magazine

  • Diario Digital | martes, 21 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:19

TURISMO INTELIGENTE

El Parque Natural del Monasterio de Piedra: Naturaleza y Cultura en el Corazón de Zaragoza

Descubre el rincón secreto que combina la belleza natural con un legado histórico asombroso. ¿Quieres saber cómo el turismo inteligente está transformando este tesoro en España?
Monasterio de Piedra
Monasterio de Piedra
El Parque Natural del Monasterio de Piedra: Naturaleza y Cultura en el Corazón de Zaragoza

En el corazón de la provincia de Zaragoza, se alza un tesoro natural y cultural que cautiva los sentidos: el Parque Natural del Monasterio de Piedra. Este rincón de España fusiona la esencia de la naturaleza con un legado histórico cautivador, ofreciendo a los visitantes una experiencia que va mucho más allá de la mera contemplación. Además, su influencia se expande más allá de los límites geográficos del parque, dejando un impacto positivo en las comunidades locales circundantes.

A lo largo de este artículo, exploraremos cómo el enfoque del turismo inteligente ha sido un motor de desarrollo económico en la región, generando beneficios tanto para los viajeros como para las poblaciones locales.

 

El Monasterio de Piedra, un lugar que atrajo a los monjes cistercienses en el siglo XII, ha vivido una historia de altibajos a lo largo de los años. Tras la expropiación de sus tierras y del monasterio en 1835 como parte de la Desamortización de Mendizábal, el lugar pasó a manos privadas en 1840. Sin embargo, su verdadero reconocimiento llegó en 1983 cuando fue declarado Monumento Nacional. Hoy en día, el monasterio es una joya arquitectónica y forma parte de una experiencia inolvidable en tierras aragonesas. Los visitantes pueden explorar su maravilloso claustro, la sala capitular, la cocina, el comedor, el altar y la iglesia, sumergiéndose en la historia de este lugar emblemático.

Sin lugar a dudas, la parte más fascinante de la visita se encuentra en el exterior, en un recorrido de aproximadamente 5 kilómetros lleno de sorpresas. Aquí, el agua y las cascadas se convierten en los protagonistas indiscutibles de la experiencia. La naturaleza se muestra en su estado más puro, ofreciendo vistas espectaculares que cautivan a los visitantes. El peculiar emplazamiento geológico abastecido por el Río Piedra crea un espacio único con una sorprendente diversidad de flora y fauna. Desde la majestuosa cascada La Caprichosa hasta la misteriosa Gruta Gris, cada paso en este recorrido es un encuentro con la maravilla natural. Otra parada impactante es la cascada Cola de Caballo, con más de 50 metros de altura, la más imponente del parque.

Turismo Inteligente: Elegir el Momento Perfecto

Una de las claves del turismo inteligente es seleccionar cuidadosamente las fechas para visitar un destino. En el caso del Monasterio de Piedra, la primavera y el otoño emergen como las estaciones más recomendadas. Durante la primavera, los jardines del monasterio alcanzan su esplendor máximo, con cascadas y vegetación exuberante que despiertan los sentidos. En cambio, el otoño brinda un espectáculo de colores con la caída de las hojas, creando un escenario mágico. Además, estas temporadas suelen ser menos concurridas, lo que permite una experiencia más tranquila y cercana a la naturaleza.

Horarios y Precios de Visita

El Parque Jardín Histórico abre sus puertas desde las 09:00h hasta las 21:30h, con la última entrada permitida a las 20:00h. Por otro lado, el horario del Monasterio es de 10:00h a 20:00h, con acceso permitido hasta las 19:30h. A partir del 3 de septiembre, el horario de entrada al Parque cambia a las 09:00h a 19:30h, con cierre de acceso a las 18:30h.

Es importante tener en cuenta que visitar esta joya natural y arquitectónica tiene un costo. La entrada general tiene un precio de 18,00€ e incluye la visita al Parque Jardín Histórico. Para niños de 4 a 11 años y adultos mayores de 65 años, la tarifa es de 12,50€.

¡No te pierdas la oportunidad de descubrir este tesoro en el corazón de Zaragoza y sumergirte en su belleza natural e histórica!