El Rincón Habla - Noticias de Rincón de la Victoria

  • Diario Digital | sábado, 22 de enero de 2022
  • Actualizado 19:07

EL CUARTO INSTITUTO: LA NOVIA CON LA QUE NADIE QUIERE BAILAR

El futuro incierto de los niños de Rincón de la Victoria

La  puesta en marcha de un cuarto Instituto en nuestra localidad, queda ahora en manos de nuestros políticos. Unos porque prometen su construcción y la posible inclusión en los presupuestos de la Junta de Andalucía y otros porque, a pesar de apoyarlo y hacer sus deberes,  lo utilizan para demostrar la falta de consenso entre ambas administraciones.

Durante este tiempo la Plataforma por la Educación, formada por padres, profesores asociaciones, alumnos y ciudadanos del municipio han realizado diferentes llamamientos para hacerse oír, como alega Ignacio García Coordinador de la Plataforma. “Llevamos más de un año llevando a cabo diversas movilizaciones y reuniones que pretenden hacer conscientes a la ciudadanía y a las administraciones implicadas de tan alarmante situación.”

resolucion ayuntamiento
El futuro incierto de los niños de Rincón de la Victoria

El coordinador de la Plataforma, Ignacio García, comenta a El Rincón Habla, algunos de los aspectos de la difícil situación en la que se encuentra el tema de la educación en nuestra localidad.  “En la actualidad los problemas técnicos han sido ya subsanados, sin embargo se ha convertido en una cuestión política. Tanto la Junta de Andalucía como el Ayunta-miento de Rincón de la Victoria se han quedado en esa  voluntad política del puedo y no quiero.”

Todo empezó hace aproximadamente un año, durante el curso 2012-2013, cuando la masificación de los institutos se estaba haciendo latente. En mayo de 2013 profesores, asociaciones de padres, alum-nos y ciudadanos deciden reunirse, para hacer fuerza y movilizaciones para el bien educativo del municipio. Así en mayo se creó la Plataforma por la Educación en Rincón de la Victoria con sede en el Instituto Bezmiliana.

A partir de este momento, la Plataforma inicia una serie de reuniones y movimientos, para darse a conocer, prime-ro a la ciudadanía,  y defender ante las distintas administraciones el derecho a una educación digna y nada multitudi-naria. Así lo demostraron con la marcha reivindicativa del 15 de diciembre del año pasado, en la que participaron más de tres mil ciudadanos, el chapuzón colectivo del pasado Junio y las numerosas reuniones celebradas con el Ayuntamiento y la Consejería de Educación.

Dos objetivos persigue la Plataforma: el  primero, la construcción de un cuarto Instituto para paliar la actual situación de masificación en que se encuentran en la actualidad los tres institutos  y en especial el Bezmiliana con casi 1500 alumnos en sus aulas, y que de seguir así, no pueden acoger al alumnado que terminen los estudios de Primaria el año que viene.

El segundo y no menos importante es que se cubran las graves deficiencias que existen en lo relativo a las Necesidades Educativas Espaciales, faltan profesores y monitores para dar una atención y educación de calidad a este alumnado.

Sin embargo, y después de un año, de haber saltados muros  burocráticos importantes, todavía quedan muros políticos complicados de escalar.

Ignacio García nos cuenta que después de un año de reuniones con las diferentes administraciones y de recibir promesas incumplidas “sólo falta la redacción del proyecto que exigimos que se inicie ya y que lo incluyan en los presupuestos de 2015.”


Un Dúo de Tres

Para hacer  realidad la petición de  un cuarto Instituto, la Plataforma, ha tenido que seguir y “sobrevivir” a una serie de pasos burocráticos, técnicos y políticos. A veces han sido desesperantes, decepcionantes, como nos confirman en la Plataforma, pero nunca para tirar la toalla.

Uno de las primeras acciones al respecto es que deben ponerse de acuerdo las administraciones locales y autonómicas e ir, sino de la mano, en paralelo. Sin embargo en lo relativo a las competencias de cada una, ésta mira con lupa la actuación de aquella.

El papel del Ayuntamiento, está claro. Es firme en su propósito de ayuda a la Plataforma, el  regidor muestra su disposición a colaborar en lo que competa al Ayuntamiento para intentar mejorar la situación. En las reuniones celebradas por ambas partes se sacó el compromiso, puramente técnico de recalificar y donar un suelo para su construcción. Así está la cesión de una parcela ubicada en la zona de Torre de Benagalbón a la Junta de Andalucía para la construcción del nuevo Instituto de Enseñanza Secundaria. Un terreno situado, en la margen izquierda del Arroyo Benagalbón, de más de siete mil  metros cuadra-dos. Sin embargo, la de la Consejería de Educación, para la elaboración del proyecto de ejecución y su inclusión en los presupuestos de la Junta de Andalucía, pasa por varios organismos de su competencia. Así la acción urbanística llevada a cabo por el Consistorio ha sido paralizada varias veces por el ISE (Ente Público Andaluz de Infraestructuras y Servicios Educativos) y por la propia Delegada de Educación en Málaga, Patricia Alba, al presentar el informe de viabilidad realizado por la Consejería de Medio Ambiente, bien por estar incompleto, bien por no cumplir lo estipulado o bien por ser meramente una traba política. Una vez que se solventen estos inconformes, la propia Consejería dará el visto bueno al proyecto y lo pasará al Parlamento para su inclusión en los presupuestos y por fin se haría realidad en el 2015 como mínimo.

De esta manera se confirma la disposición del Consistorio a favor de las obras del nuevo instituto, así como las promesas de ayuda para instar a la Junta de Andalucía “a cubrir con carácter de urgencia los recursos necesarios para paliar la deficiente atención especial en los colegios del municipio”, según declaraciones del alcalde Francisco Salado.

Sin embargo, falta la confirmación por parte de la Delegación de Educación en Málaga, ya que ISE, dio su visto bueno.

Respecto al papel de la Delegación de Educación en Málaga a estas peticiones, Ignacio García, coordinador de la Plataforma, nos comenta que le han enviado varios escritos pidiendo que se incluya en los presupuestos de la Consejería de Educación, la construcción del Instituto.