El Rincón Habla - Noticias de Rincón de la Victoria

  • Diario Digital | jueves, 19 de septiembre de 2019
  • Actualizado 23:11

Quizá un día Rincón de la Victoria tenga un museo

Existen más de una decena de puntos histórico-cultutrales en el municipio que son desconocidos para muchos vecinos de Rincón de la Victoria y que pasarán desapercibidos para las 37.314 visitas de la Cueva del Tesoro.

Vista áerea Llano de Torroba10
Vista áerea Llano de Torroba10
Quizá un día Rincón de la Victoria tenga un museo

Ruinas como el Castillón, la Mezquita Árabe, la alquería de Bezmiliana, las necrópolis y las huertas árabes, la villa y las termas romanas y su zona de embarcadero, entre otros, o incluso acontecimientos como el recibimiento de príncipes árabes por el mismísimo Almanzor han caído en el olvido y continúan en esa trayectoria sin que ningún equipo de gobierno haga nada para remediarlo. De hecho, no existen referencias a esta historia en la página de turismo www.turismoenrincon.es.

Villa Romana Torre de Benagalbón

Si bien es cierto que los intentos de recuperar la villa romana han dado con el obstáculo administrativo y presupuestario de un coste de 1,2 millones de euros para su recuperación, hay otras zonas que se descuidan irremediablemente, como las ruinas de los dos llanos de Supersol, la Mezquita, el Castillón y la propia torre de Albendas (de la alquería de Granadillas).

Patidifusos se quedaban los asistentes a la conferencia que impartió Juan Bautista Salado, arqueólogo especialista en la cultura andalusí y titulada “Bezmiliana, entre alquería y medina”, en el club Añoreta Golf, cuando mostraba una por una toda la riqueza de siglos de historia que Rincón de la Victoria guarda en su interior y que no se pone en valor. “Tanto cuesta poner siquiera unos carteles informativos”, era el comentario general. 

Cartel termas romanas_0797 b

Mucho se ha perdido por el urbanismo salvaje y descontrolado de los años ochenta y noventa. Otra parte se ha podido al menos documentar previamente al paso de las excavadoras. De los últimos, el Llano de Torroba, en 2006. Otra parte, simplemente está ahí, esperando un tiempo más propicio para la historia y la cultura. Quizá un día, Rincón de la Victoria tenga un museo. Quizá para entonces ya sea tarde.