El Rincón Habla - Noticias de Rincón de la Victoria

  • Diario Digital | miércoles, 23 de octubre de 2019
  • Actualizado 02:45
Opinión

Desde el año 2011, está resultando una lucha AGOTADORA como trabajadora y como Delegada Sindical (escritos, reclamaciones, denuncias, Juzgados…) para defender sin cesar nuestros derechos laborales.

Nada más comenzar esta legislatura, comenzaron las grandes irregularidades por parte de la concejalía de Deportes y hasta el día de hoy, sin recibir ningún tipo de ayuda por parte de la concejalía del área de Recursos Humanos, y lo más grave, tampoco desde la Alcaldía. 

Parece ser que el tema de las famosas puertas giratorias ha llegado a Rincón, que no es cosa de afamados exministros o expresidentes ni de grandes compañías. 

Al parecer nuestro más famoso asesor municipal, cargo de confianza, cargo eventual y arqueólogo en sus ratos libres, está encontrando la alternativa a estos cuatro años de engorde de curriculum a la vera del Alcalde, o sea, su hermano. 

Nuestro afamado asesor, licenciado en Filosofía y Letras división geografía e historia en sección de historia, especialidad mundo medieval, opta ahora al puesto de director del museo de la Fundación de las Cuevas de Nerja, del que su hermano, en su don de la ubicuidad, también está, como mienbro de la Junta Plenaria, entre otros conocidos miembros del Partido Popular.

Llegan las elecciones y comienza la fiesta de los superhábits, de las obras y de las grandes infraestructuras.

Tan manido como viejuno es el redicho truco de dejar para el final de la legislatura las prisas por las obras, las infraestructuras, unas tan necesarias y otras tan peregrinas.

Las elecciones se convierten entonces en una montaña rusa de emociones. Por un lado se abre una posibilidad de cambio para unos, o de continuidad para otros, y por otro lado, la algarabía de pensar que por fin van a arreglar en 4 meses lo que no han hecho en 4 años.

Tras la experiencia en papel en Rincón de la Victoria, El Rincón Habla se lanza al mundo digital.

Crecemos en valor y crecemos en estructura gracias a los apoyos de vecinos de Rincón de la Victoria que creen en este proyecto.

La versión en papel, seguirá siendo una de nuestras prioridades, porque sabemos que tiene sus lectores.

El tema de moda de estos días ha sido la puesta en marcha de la web de transparencia del gobierno en base a la Ley 19/2013, de 9 de diciembre, que ha dejado ver entre otras cosas las diferencias de sueldo que hay entre directivos públicos, asesores, ministros y el propio presidente del gobierno.

Hablan mucho del "Llano de Torroba" y de las presuntas irregularidades con la excavación para el parking subterráneo y el estudio sobre los restos de valor arqueológico.

El Ayuntamiento, para cumplir con la obligación de hacer un concurso público invitaba a SANDO y ConACon (la última una filial de SANDO) de presentar una oferta. Ninguna es del sector arqueológico. Así, el estudio se adjudica a <Nerea arqueología subacuatica> empresa en que colaboraba presun-tamente  el hermano del alcalde, Juan Bautista Salado, que sí es arqueólogo. Todo indica que se trata de una adjudicación presuntamente amañada.

Se dice, se comenta, que en el ayuntamiento sólo hay una voz, o dos, dependiendo de si el alcalde está de ausencias productivas. Cuando está, lo que se ve es que sólo habla él. Generalmente es lo que se llama portavoz, aunque en este caso es más bien un caso de megalomanía con aires de superioridad y de discursos de ninguneador.

De todos los turbios personajes que pueblan el Rincón, ninguno llama tanto la atención como Juan Bautista Salado Escaño, excepción hecha de su hermano. A la sazón, es conocido como el “hermanísimo”.  Muchas veces puede uno preguntarse quién es este hombre, archipresente en todo acto municipal.

Resulta que Tombstone era (y es) una ciudad del condado de Cochise en el Estado Norteamericano de Arizona. Un poco lejos de Rincón de la Victoria.

Comenzó siendo un yacimiento minero, pero en menos de dos años pasó de tener 100 habitantes a casi 3.000. ¿El boom inmobiliario? Casi, pero no. Fue el oro que trajo negocios de todo tipo, y la ciudad floreció.