21:50h. Jueves, 18 de julio de 2019

La viga en el ojo

Llegan las elecciones locales y los partidos políticos afilan sus armas -sus armas dialécticas se entiende. A un mes de las mismas existen espectáculos esperpénticos como el de traerse a un malparado candidato autonómico para captar cuota de medios nacionales y autonómicos.

Pero ni rastro de los maltratados medios locales. 

Resulta que Juanma Moreno Bonilla, presidenciable para la Junta de Andalucía, ha estado en Rincón de la Victoria. Francisco Salado, alcalde de Rincón de la Victoria, quería enseñarle el consultorio de Torre de Benagalbón, pendiente de abrir, y el terreno donde irá el cuarto instituto, también en Torre de Benagalbón, pendiente de licitar. El alcalde quería decirle a Moreno Bonilla que la Junta incumple. Todo esto para la búsqueda de la foto, de la propaganda fácil, la cuota de espacio que le pueda proporcionar la presencia del presidente del PP Andaluz.

De hecho, "la Junta incumple" es uno de los eslóganes que se pueden leer y se podrán escuchar durante la campaña electoral en la que estamos ya inmersos en el municipio, porque si no lo saben ustedes, para Salado todos los problemas del municipio es porque la Junta incumple. Es una manera como cualquier otra de echar balones fuera, para quitar la atención sobre su propia incapacidad.

La Junta incumple dice. Sí, incumple. Pero ¿cómo es ese dicho? "Ver la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio". Eso es. Justo esto es lo que le pasa a nuestro alcalde. ¿Se acuerdan de la ciudad 10? 10 proyectos incumplidos e impuestos municipales al alza. Pero quizá esto sea menos importante, porque la Junta incumple y no ha abierto el consultorio. 

Imaginamos que Salado le ha dicho a Bonilla lo mala que es Susana, que no abre el consultorio ni ha licitado el instituto. También imaginamos que durante la conversación habrán hablado de muchas cosas, fotos mediante. Incluso le habrá enseñado los terrenos del parque de los orcos. Pero lo que seguramente se le ha olvidado contarle es lo que tardó en ceder los terrenos del instituto, que no ha sido capaz de sacar adelante el paseo marítimo de Torre de Benagalbón, que perdió la subvención de la Junta para la piscina y que ha tenido que recurrir al rescate de una empresa pública para construirla, que no ha sido capaz de sacar los presupuestos de 2015 adelante y que ha aumentado el presupuesto del ayuntamiento para bien de su campaña electoral. Y un largo y vergonzoso etcétera, que no habrá mencionado por falta de tiempo. Bonilla le hubiera espetado con un "para ya que me tengo que ir".

Pero esto son cosas menores, "unas pequeñas cosas", que decía aquél de Madrid. Aquí lo importante es que la Junta incumple. Salado lo ha hecho muy bien.