El Rincón Habla - Noticias de Rincón de la Victoria

  • Diario Digital | miércoles, 21 de agosto de 2019
  • Actualizado 17:33

Una pulida colección de errores

En el refranero español existe la expresión "Quien a hierro mata, a hierro muere", que es una variante de la Ley Bíblica del Talión (ojo por ojo, diente por diente), que no era más que una ley de reciprocidad, de ahí lo de Talión, del latín Talis (semejante).

 

Una pulida colección de errores

Lo que viene a decir este refrán es que aquel que haya obrado de una manera torticera, no debe esperar un comportamiento distinto o mejor de cómo él mismo se comportó, y que por tanto habría de recibir un pago similar. 

Francisco Salado, todavía alcalde en funciones de Rincón de la Victoria, ha gobernado durante cuatro años con puño de hierro, aplastando y rechazando de manera sistemática cualquier propuesta que llegara desde la oposición, haciendo valer su cargo de presidente del pleno para hacer callar a los concejales cuando le ha parecido.

Durante al menos un año, lo que va de existencia de este periódico, hemos asistido a denuncias de falta de transparencia por parte de la oposición, a saber, peticiones de información de concejales que nunca llegaban, informes para el pleno que se les ha hecho llegar horas antes de la celebración de éste, ocultación acuerdos de importancia como lo sucedido el año pasado con la empresa ENDESA (a cuenta de posibles modificaciones de condiciones contractuales), e injurias reiteradas a un concejal (por el que fue llamado a declarar el pasado 1 de junio como imputado por tal hecho). Hemos visto como no ha sido capaz de hacer un sólo discurso sin un ataque o una descalificación.

La hipocresía exterior, siendo pecado en lo moral, es grande virtud política. Francisco de Quevedo.

Ante tal currículum de alcalde, no puede esperar que su más que posible gobierno en minoría vaya a ser un paseo por el parque. Va a tener que tragar saliva y aprender a dialogar, eso si es capaz, porque en cuatro años no lo ha practicado, y ya se sabe que "es la práctica lo que lleva a la perfección". Como decía Mario Benedetti, "la perfección no es sino una pulida colección de errores". Así es nuestro alcalde en funciones, "una pulida colección de errores".

Ya veremos cómo en los primeros meses de gobierno afronta las tan demandadas, durante la campaña, propuestas de auditoría de cuentas y aprobación de presupuestos. Siete concejales ya no van a ser suficientes para pasar sobre dichas propuestas como una apisonadora y tendrá que explicar, ahora sí, por qué no ha sido capaz de sacar unos presupuestos adelante. Esta vez, si no es capaz, tendrá que tener la dignidad, no de afrontar una moción de censura, si no de dimitir y renunciar a su cargo.