04:57h. Sábado, 20 de Abril de 2019

De lejía, urbanismo interesado y declaraciones tardías

Limpiando a base de lejía
Limpiando a base de lejía

El Pleno Ordinario de mañana se presenta poco ordinario, con siete mociones, una expropiación forzosa, una modificación de elementos y una subsanación del convenio colectivo del Ayuntamiento. Dos de las mociones serán del Partido Popular de Rincón de la Victoria sobre la apertura del consultorio de Torre de Benagalbón y sobre Educación, que se prevén movidas y cargadas de tintes partidistas cuando el Equipo de Gobierno, liderado por el PSOE, defienda las competencias y razones de sus homólogos de partido en la Junta de Andalucía, también socialistas. El "tú más" está servido.

Además, de cara a preparar la escenografía del debate plenario, el Equipo de Gobierno ha acelerado la limpieza del Consultorio de Torre de Benagalbón en los últimos días, que ya luce como los chorros del oro, de cara a mostrar proactividad cuando ha sido lo contrario, una reacción a la carrera tras la moción y la campaña de la oposición. Es un intento de lavar el incumplimiento de una promesa, el de la apertura del consultorio en el segundo trimestre de 2016, a golpe de lejía y fregona.

Previamente se aprobará con la mayoría del cuatripartito una expropiación a la comunidad de propietarios de los edificios Ceuta y Melilla (Huerta Julián), y una modificación de elementos para un vial; que estas cosas se pueden hacer cuando lo pide y quiere el Ayuntamiento, que se cargará de informes favorables de los técnicos, pero que no sucede igual cuando es un vecino y empresario el que pide una modificación de elementos, a lo que el Equipo de Gobierno se niega de plano, como ha sucedido con el caso de las pistas de pádel de la urbanización Paraíso del Sol en Añoreta. 

Pintorescas serán las mociones de la concejalía de Políticas Sociales, Igualdad y Educación sobre el Día del Mayor y sobre el Día de la Salud Mental, que se conmemoran el 1 y el 10 de octubre respectivamente. Habrá que recordarle al Equipo de Gobierno que estamos a punto de entrar en noviembre, y que, o bien, llegan muy tarde o demasiado pronto si son para el año que viene, sabiendo que las mociones que se aprueban en el salón de plenos se archivan en el cajón de olvidar, como ocurrió con la sala de lactancia en el edificio del Ayuntamiento que se votara favorablemente meses atrás. Quizá es que estas dos mociones de la concejalía de Políticas Sociales, Igualdad y Educación sean de esas de quedar bien, como la de la ciudad amiga de los animales o de la ciudad amiga de los comercios mediterráneos.

Cabe destacar también por su importancia, pero que dejan para el final, a la suerte del cansancio plenario, la moción de Ciudadanos sobre la instalación de desfibriladores en los edificios públicos, instalaciones deportivas y formación a la población sobre su uso, en la que el grupo municipal naranja recordará al Equipo de Gobierno que no sigue las recomendaciones legales que se establecen tanto a nivel estatal como andaluz, en concreto el Decreto 22/2012 de 14 de febrero, que regula el uso de estos elementos fuera del ámbito sanitario.