14:10h. Viernes, 26 de Abril de 2019

De una Junta de Andalucía de luces de neón y de recetas para el desastre

Había una antigua tira cómica en la que un informático escuchaba al comercial comentarle a un cliente todo tipo de excentricidades tecnológicas que tendría un producto y de exageraciones sobre las capacidades de los técnicos. Al momento, el informático le dice al comercial: Oye, ¿no estarás preparando otra receta para el desastre? A esto, el comercial le responde: Yo vendo proyectos y tú los desarrollas. Yo sé hacer mi trabajo. Si tú no sabes hacer el tuyo, no es mi problema.

Esto es lo que está pasando en la Junta de Andalucía y lo que vende. 

El pasado 9 de febrero, se anunciaba “con luces de neón”, notas de prensa mediante,  que la Junta destinaba a Rincón de la Victoria 1,3 millones de euros para la puesta en marcha de nuevos planes de empleo. (Aunque me centre en Rincón de la Victoria, el anuncio era similar para todos los municipios del territorio andaluz. Así pues, valga este municipio como ejemplo). Esta puesta en escena se debía al lanzamiento de la Ley de Medidas Urgentes para favorecer la inserción laboral y promover el empleo, para desarrollar los programas Emple@Joven y Emple@30+ en 2016. Esto suponía toda una noticia porque llevaba aparejada puesta en marcha de medidas de contratación, y todo ello en virtud de Ley 2/2015, de 29 de diciembre, de medidas urgentes para favorecer la inserción laboral, la estabilidad en el empleo, el retorno del talento y el fomento del trabajo autónomo.

Las albricias y otras muestras de júbilo deberían esperar, porque todavía quedaba mucho para que los 764.000 euros al Plan de Emple@Joven y 552.000 euros al Plan Emple@30+ fueran adelantados al municipio como rezaba la comunicación de neón.

Así, el 24 de junio de 2016, el ayuntamiento de Rincón de la Victoria anunciaba, de nuevo, que se contratarían a más de 152 desempleados para los programas Emple@Joven y Emple@30+, y eso que el dinero de la Junta de Andalucía no llegaba, y claro está, la situación de deuda salvaje que asola este municipio no era como para adelantar el dinero. Adelantar 1,3 millones de euros cuando no se tiene para pagar a los proveedores cuando deben o para alquilar unas luces de Navidad decentes, no parecía un buen plan.

Aún así, cuatro meses después del anuncio de febrero, el consejero de Empleo, Empresa y Comercio, José Sánchez Maldonado, instaba a jóvenes y desempleados mayores de 30 años, a empresas y a autónomos, “a que aprovecharan las oportunidades que recoge la Ley de fomento del empleo, tanto en los incentivos a la contratación como en los proyectos que van a llevarse a cabo por parte del ayuntamiento”.

¿Ya podemos saltar de alegría? No, aún no. Todavía quedaban unos cuantos meses.

Ha sido ahora el 13 de diciembre cuando el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria ha dicho que ya sí, que la resolución es favorable con fecha 28 de noviembre, y que el Ayuntamiento dispone de dos meses para comenzar el  programa que tendrá una duración máxima será de 18 meses para su ejecución. Todo ello, con la fórmula de proyectos de la Junta, es decir, ahora ingresan el 50 por ciento, y el resto “a partir” de marzo de 2017; con lo que el Consistorio finalmente podrá realizar la mitad de las 153 contrataciones, de duración 6 meses improrrogables. Si la Junta cumple y el restante 50% lo ingresan a tiempo, el Ayuntamiento no tendrá que adelantar el dinero para las contrataciones del Plan.

Eso sí, teniendo en cuenta las fechas navideñas en las que nos encontramos, mucho van a tener que correr concejales y técnicos municipales para contratar; y además de correr, si han de seguir las directrices de transparencia con una bolsa de empleo que todavía no está baremada, tenemos en marcha la receta para el desastre, como decía la tira cómica. ¿Sobre quién caerá ahora la sospecha de contratación digital cuando acaban de cesar a dos concejales por sospechas? ¿Qué pasará si entre los contratados aparece alguien afín al PSOE, a IU o a Podemos?