El Rincón Habla - Noticias de Rincón de la Victoria

  • Diario Digital | jueves, 22 de agosto de 2019
  • Actualizado 03:45

La Intocable del 78

Conocida como la intocable, ya que así ha permanecido prácticamente hasta que la Comisión Europea impuso una serie de condiciones para el rescate del sistema financiero, ha demostrado ser más unas directrices que unas reglas a seguir, parafraseando a Piratas del Caribe al referirse al "código de los piratas de Morgan y Bartholomew".

Constitución Intocable
Constitución Intocable

Mañana se conmemora la Constitución Española que fue ratificada en referéndum un 6 de diciembre de 1978, y que se considera junto con el Tribunal Constitucional como la garante de la democracia y de los derechos y deberes de los ciudadanos.

Sin embargo, ha demostrado ser más unas directrices que unas reglas, con una serie de artículos ejecutivos y otros que parecen más decorativos y que no podían dejar de estar por considerarse derechos fundamentales, y que día tras día vemos vilipendiados en historias cotidianas de nuestros vecinos, amigos, conocidos e incluso de extraños que revelan sus casos de injusticia.

Derechos a la vivienda como versa en el artículo 47: "Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos". Sin embargo este derecho que parece inalienable es una tarea que queda eternamente pendiente, y aún más en los últimos tiempos de deshaucios, especulación en el precio de las viviendas, escasez de vivienda protegida y compra de vivienda protegida por fondos buitre.

O el derecho al trabajo, según el artículo 35: "Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia, sin que en ningún caso pueda hacerse discriminación por razón de sexo". Cualquiera diría que cuando nuestros mayores escribieron estos derechos tenían en la cabeza el romántico anhelo del país que podía haber sido y no el país que es. Reducción de los derechos de los trabajadores, abaratamiento de los despidos, desprotección de los trabajadores autónomos, desigualdad en salarios entre hombres y mujeres, y una larga casuística que incluso en nuestro municipio vimos con la retirada del convenio de los trabajadores en la anterior legislatura.

Por qué no mencionar también el artículo 41 que dice que "los poderes públicos mantendrán un régimen público de Seguridad Social para todos los ciudadanos, que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad, especialmente en caso de desempleo"; derecho de en los últimos tiempos se han visto recortados ante situaciones de desempleo,  privatización de hospitales y recortes en la financiación de medicamentos.

Es un largo etcétera de atropellos a los derechos fundamentales de los garantes de la intocable Constitución, de indolencia del sistema de poderes y de burla para los que se manifiestan día a día reclamando estos derechos. 

Acabo con un verso del maestro Antonio Muñoz Frías recientemente homenajeado en el malagueño pueblo de Rincón de la Victoria:

"España, que desgraciada

desde que te he conocido

que malos hijos engendras

para llevar tu destino.

Ellos estudian y labran

en su propio beneficio

y al pueblo nunca le dan

ni el aire para un suspiro.

Los llamados patriotas, 

-bancos, bolsa y muchos dígitos-,

legislan leyes que van

siempre contra el oprimido.

...

España, ¡Despierta ya,

toma las calles y los barrios,

las plazas con tu grito

despierta al pueblo dormido!"