El Rincón Habla - Noticias de Rincón de la Victoria

  • Diario Digital | jueves, 27 de febrero de 2020
  • Actualizado 05:02

Como agua de mayo

El pasado sábado se puso de manifiesto la necesidad que tienen los chavales del municipio por lugares donde reunirse y desarrollar actividades al aire libre, y todo sea dicho de paso, y que los padres podamos saber por dónde andan. Ellos mismos, los jóvenes y los padres, lo decían allí, que ya era hora. 
Inauguracion skatepark Rincon - Ignacio Echeverria
Inauguracion skatepark Rincon - Ignacio Echeverria

Ha sido, de hecho, la inauguración del Skatepark de Huerta Julián, uno de los actos que más interés ha despertado este fin de semana en Rincón de la Victoria y seguro que en parte de Málaga, y no sólo desde el punto de vista mediático, sino por el gran número de usuarios que se acercaron a verlo y disfrutarlo.

Si el equipo de gobierno es capaz de tomar nota de este éxito de infraestructura y cómo ha sido el proceso para llegar hasta él, Rincón de la Victoria estará cogiendo el rumbo en la dirección adecuada de crear un municipio integrador para sus vecinos, porque Rincón no sólo es el paseo marítimo, y necesita dotar de vida a más zonas.

Huerta Julián tiene la fortuna de ser un lugar céntrico para los chavales y las familias, de los pocos pulmones verdes que le queda al casco urbano del municipio, hasta el momento infrautilizado, poco a poco saturado, y que tuvo que vallarse en su momento para evitar el vandalismo. 

Poco a poco, Huerta Julián podría comenzar a tener más vida y revitalizar la zona de Nuevo Rincón que todavía parece más una zona fronteriza (la del arroyo Pajaritos) que un centro urbano. 

La piscina cubierta, de momento, no lo está consiguiendo por sí sola. La construcción de canchas deportivas públicas y abiertas, el desplazamiento de actividades comerciales, como el mercadillo, el fomento del transporte público hasta la zona, la remodelación vial del entorno, por qué no, el traslado de áreas de gestión municipal (aprovechando que está Servicios Operativos), podrían ser otras de las acciones necesarias.

En cualquier caso, Huerta Julián y sus alrededores necesitan “una pensada” para que no se convierta en una suerte de puzzle en la que colocar “cosas” en los pocos huecos que van quedando libres, y una vigilancia para no perder sus árboles ni las zonas del parque que las familias tenían para jugar y merendar.