04:37h. Sábado, 20 de Abril de 2019

¿Compartimos el modelo de ciudad?

Vistas desde la Capitana hacia Granadillas
Vistas desde la Capitana hacia Granadillas

El martes día 7 de junio de 2016 la Concejalía pertinente convocó una Jornada de Urbanismo sobre Formación Ciudadana en Clasificación del Suelo que culminaba en una mesa redonda sobre el modelo de ciudad.
La ponencia inicial sobre suelo no urbanizable introdujo el sorprendente concepto de que hay que distinguir entre el suelo de alto valor ecológico (recogido en la Red Natura) y el suelo no urbanizable común, que no se pone en carga porque debe ser suelo de reserva, y para el que el ponente proponía una ocupación intermedia de calidad para quienes pudiesen pagar más​.

Inmaculada Gómez 

Claro que también proponía otras posibles vías para quienes tienen viviendas “no reguladas”, que el Ayuntamiento podría regularizar definiéndolas de interés público -naturalmente, pagando la compensación- aunque no todo el coste tendría que recaer sobre los vecinos implicados, puesto que la Administración no ha arbitrado medios para evitar construcciones fuera de ordenación. En esa línea, su exposición incluía varios ejemplos de actuaciones fuera de ordenación que la Junta ha aprobado como “de interés público”.

La segunda ponencia realizó un emotivo recorrido por el enorme trabajo realizado en la redacción del PGOU de Rincón de la Victoria, que se inició en 2003 y que ha tenido que sortear las continuas legislaciones de la Junta de Andalucía, especialmente en materia ambiental, que dificultan el planeamiento de “nuestro” modelo de ciudad turística con “intervenciones de calado” como puerto deportivo, más hoteles….

Afirmó que desde la adecuación de 2009 llevan discutiendo con la Junta, que pretende que se siga bajando la ocupación. En 2013 se presentó una propuesta que cuenta con “cierto aval” de la Junta que tendrá que ir acompañado de una Addenda de estrategia ambiental y de adecuación al cambio climático.

En este punto, varios vecinos interrumpieron su disertación para pedirle que dejase de justificar lo que se hizo, y que explicara lo que hay previsto en relación a las viviendas construidas en terrenos no urbanizables.

La respuesta volvió a referirse a la lucha que “llevan años” manteniendo con con la Junta y los promotores para dar respuesta a esas y otras cuestiones, y el concejal apostilló que no hay preparado un PGOU porque ha habido un cambio de sensibilidades en materia ambiental (Directivas europeas y legislación estatal y autonómica); en cuanto a los vecinos, que exigen participación, y por parte de los políticos y su compromiso de transparencia.

¿Compartimos el modelo de ciudad?

I. ENUNCIADO DEL ASUNTO A TRATAR

El PGOU que se nos presenta es la adecuación realizada en 2013 al proyecto elaborado a primeros del siglo XXI (el Avance fue aprobado en 2003) para cumplir -o sortear- las exigencias mínimas de la Ley de Ordenación Urbana de Andalucía (LOUA)

El mismo enunciado contiene tres elementos que aconsejan rechazarlo:

  1. Las adecuaciones las realizó Antonio Manuel Rando, del PP en 2013 ¿por qué razón no se aprobó y puso en marcha por el gobierno de mayoría absoluta del PP que fue quien lo había concebido?

  2. El criterio que guía la redacción del texto es el cumplimiento estricto de los mínimos que exige la ley, no el de producir el máximo de bienestar de la mayoría de la población, responder a sus necesidades presentes y prever las exigencias futuras.

  3. Se trata de modificaciones sobre un mismo proyecto, elaborado en los momentos en los que la burbuja inmobiliaria determinaba una política municipal basada en priorizar la obtención de beneficios económicos sin planificación global del municipio, solo en defensa de los intereses de la iniciativa privada. En consecuencia, tenemos un municipio desorganizado, descohesionado y con un importante déficit en equipamientos y servicios.


 

II. ANÁLISIS URBANÍSTICO DEL PGOU DE 2013. LA EXPIRACIÓN DE LA BURBUJA.

Este planeamiento se realizó a final de 2008 y fue retocado en 2013, manteniendo la inercia de expansión de la actividad urbanizadora sobre la totalidad del territorio, y dando prevalencia a los criterios inmobiliarios de máximo beneficio y aprovechamiento, sobre la racionalidad funcional de vida y el diseño de cualquier modelo de asentamiento humano.

II. 1. Superficie urbanizada

El municipio tiene una extensión total de 27.825.205 metros cuadrados (27,8 km²), o bien 2.782 hectáreas, con 7,8 kilómetros lineales de costa de los que el total del suelo urbano, construido o no, suponen 1.080 hectáreas en una línea envolvente que engloba Cala del Moral, Rincón, Torre de Benagalbón, Añoreta Golf, Cortijo Blanco, Benagalbón y Parque Victoria que equivale a 1,2 km de ancho construido (con grandes fincas medio urbanizadas entre todos ellos sin construir).

El PGOU de diciembre de 2008 elevaba el suelo urbanizable en esta línea envolvente a 22.009.939 m2, 2.201 hectáreas que son el 79% del municipio. El proyecto resultaba difícil de interpretar por el empleo de datos parciales, siglas y términos extremadamente ambiguos, sin usar los topónimos y nombres reales de las fincas y parajes.

En la propuesta de correcciones al PGOU de 2013 se ha rebajado esa cifra sustancialmente, aunque aporta superficies parciales de los nuevos sectores, y continuamente desmiembra el paquete de suelo urbanizable en tipologías distintas y profusión de siglas.

Se proyecta una megaciudad de 15.749.000 m2 en una conurbación continua en todo el litoral, eliminando los intersticios rurales y de áreas libres en los primeros 2 kilómetros de franja costera, uniendo los núcleos diseminados y las parcelaciones inconexas como Los Rubios, Alique, Santillán, Cortijo Blanco, Bonilla o Los Jarales.

La villa de Benagalbón, con 165.400 m2 construidos en la actualidad, queda aislada del resto del municipio, y el PGOU le añade sectores de expansión hacia el norte hasta los 608.400 m2, que equivale a toda la trama de ciudad compacta que actualmente tiene el núcleo de Rincón, desde la elevación de El Cantal hasta el Arroyo de Granadillas. De esta forma la superficie urbanizada final propuesta supera los 16 millones de metros cuadrados, o 1.640 hectáreas, que es un 59% del municipio. Como en la actualidad el suelo construido y urbanizado es de 1.080, nos encontramos con que el incremento de ocupación superficial de la propuesta es de un 52%.

II. 2. Figuras urbanísticas.

La tipología de Suelos Urbanos no Consolidados (SUNC) recoge varios casos diferentes:

  • Urbanizaciones sin ejecutar o finalizar

  • Urbanizaciones con planeamiento aprobado, sin transformación material alguna.

  • Millones de metros de urbanizaciones fuera de ordenación, realizados en parcelaciones ilegales, o de legalidad ficticia: viviendas, solares, almacenes, naves y otros artefactos como los parajes de Maimón, Rivera, Los Toros, Morenos Bajos, Martínez, Acebuchal, Cañas, Marines, Federico o el Casino.

 

En total los SUNC suponen 232 hectáreas de fincas que antes fueron rústicas en las que no se ha ejercido la disciplina urbanística, o se ha hecho con criterios de dudosa intensidad, parcialidad o rigor técnico con el resultado de una trama de parcelaciones y caminos inconexos, con mansiones de varias plantas y todo tipo de edificios de almacén y depósito, rodeados de solares sin acondicionar, escombreras y acopios de materiales de todo tipo.

Recordemos que en el municipio no existe un polígono industrial/comercial de ningún tipo porque esa actividad se ha tolerado en todo tipos de suelos no previstos para ese destino, especialmente en las zonas medias y altas del municipio: Granadillas, Santillán, Albenda, Jarales, Cortijo Blanco, Trigueros, Arroyo Benagalbón, Arroyo Totalán, etc.

El suelo siguiente son dos paquetes distintos, el Urbanizable Ordenado (SURO), que son sólo 60 hectáreas; y el Urbanizable Sectorizado en Régimen Transitorio, figura a modo de puente entre el planeamiento anterior y el que se propone, que son unas 85 hectáreas.

En el PGOU de 2013 se ha rebajado notablemente respecto al de 2008 el Suelo Urbanizable No Sectorizado (SURNS), reducidas a zonas de corona periférica en Los Jarales, Los Marines, Maimón que no constituyen macro urbanizaciones sin trazado viario ni capacidad concreta de viviendas, en un total de 546.280 m2, una cifra bastante contenida.

Otra tipología de suelo la constituyen los hábitats rurales diseminados en las zonas altas del municipio -sólo los que quedan fuera de la urbanización masiva ya descrita- muy dispersos en pequeñas porciones en un total de 58 hectáreas, con la peculiaridad de que se reconocen 360 viviendas existentes y permiten la nueva construcción en esa área de 531 viviendas más, con lo que adquiere densidades superiores a muchos suelos urbanos normales.

La existencia de tipos de 20 viviendas por hectárea en un suelo rústico diseminado es toda una anomalía legal.

II. 3. Contabilización de viviendas.

El nuevo PGOU sigue sin definir viviendas en valores absolutos aportando, bajo un aparente tecnicismo, un complejo puzle desmembrado de datos sueltos e inconexos.

El número de viviendas no ejecutadas del plan vigente se cifra en 4.080 viviendas de ubicación masiva en lugares concretos muy marcados: Torre de Benagalbón con 1751 en el URTB11, y 670 más en pequeñas pastilllas de ese entorno, y Parque Victoria con 743.

Los suelos no consolidados (SUNC) aportan una capacidad para 514 viviendas, teóricamente con características e infraestructuras asimilables a urbanas. El PGOU considera suelos urbanos no consolidados añadidos los amplios espacios de fincas rústicas diseminadas donde la edificación y parcelación ilegal ha sido galopante en las últimas décadas, para convertir de pronto en suelo urbano no consolidado todos los espacios de construcción: Las 891 viviendas citadas existentes en ese espacio serán ordenadas a partir de ahora y, además, se permiten edificar 468 nuevas viviendas en el mismo espacio.

También se consideran suelo no consolidado las 402 viviendas que se pueden construir aún en suelos urbanos comunes del pgou actual. Otro incremento, con 519 viviendas nuevas, son reestructuraciones de suelos urbanos de vieja construcción que al renovarse incrementan su capacidad residencial.

El suelo urbanizable denominado SURO es, teóricamente, una innovación en el sentido de suelos que el plan general urbaniza por primera vez (no considera como tal los millares de nuevas actuaciones en figuras anteriores) con 2734 viviendas nuevas, de las que 1819 urbanizan Torre de Benagalbón, es decir, los suelos rústicos libres más extensos que tiene el municipio a menos de 2 kilómetros del mar. El resto se halla al extremo oeste, en el Arroyo de las Piletas, al norte de la Cala del Moral y la autovía A7. Otra modalidad similar es el SURS o suelo sectorizado, con 565 casas más, al norte de la autovía en Rincón, en la zona de Trigueros, centro norte del municipio.

Si sumamos la confusa y fraccionada relación anterior, el PGOU propone un total 7717 viviendas nuevas.

El censo de viviendas más reciente publicado, que contabilizaba 25.447 viviendas para 40.339 habitantes, es de 2011, con un 40,9 % de esas viviendas vacías o como residencias secundarias. Con 10.410 casas que no son hogares ¿qué función cumple un PGOU que aporta 7717 espacios desocupados más?

El texto del plan de 2008 y la propuesta del 2013 se concentra en el crecimiento demográfico con proyecciones de población poco justificados: entre 1991 y 2011 Rincón ha incrementado su población desde 13.000 a más de 40.000 empadronados pero a partir de 2011 la progresión es muy lenta y con clara tendencia al estancamiento, con crecimientos de 900, 600 y hasta 400 habitantes anuales.

No es riguroso que el documento de 2013, en plena recesión demográfica, se manejen datos de una población de 60.088 habitantes para justificar ratios de crecimiento del 30%.

 

II. 4. De Polígono a oportunidad productiva.

El PGOU sitúa un Polígono industrial en los parajes El Lavadero, Garcés y Acebuchal, en la margen derecha del Arroyo de Benagalbón sobre unos terrenos muy pendientes y una accidentada cuenca de arroyos, bajo la denominación de Área de Oportunidad Productiva, sin especificar el tipo de producción. El 90% de los polígonos similares en localidades similares se destinan a almacenes auxiliares de la construcción, logística comercial, concesionarios de vehículos y otros usos terciarios y de servicios, no de producción industrial.

Rincón de la Victoria, con más de 40.000 habitantes, nunca ha tenido polígono comercial o industrial alguno. La pasada pujanza en sectores de construcción, almacenaje o logística ha repartido caóticamente numerosas naves de gran volumen en el suelo no urbanizable y periférico del territorio. Como consecuencia del desmantelamiento generalizado del sector secundario en todo el litoral, reducido a talleres y almacenes terciarios auxiliares de la construcción, no existe ninguna industria transformadora ni manufacturera importante.

 

II. 5. Ordenar la ciudad sin que exista una ciudad.

El planeamiento urbano del PGOU consiste en planificar expansión sin que exista una ciudad previa. No es solo que las estructuras viarias, infraestructuras y equipamientos actuales sean deficientes por una gestión urbanística muy desviada del interés general y de las propias normas urbanas, es que el municipio de Rincón ha crecido en los últimos 20 años sobre una planificación entregada a la voluntad de los agentes inmobiliarios.

Las figuras de planeamiento se han elaborado a medida, y muchas veces a posteriori, de la demanda, con un PGOU de retales para buscar el máximo beneficio empresarial y, quizá en algunos casos, las mejores compensaciones a la Administración mediante cargas y aportaciones extraordinarias.

No existe modelo de ciudad porque no existía la ciudad previa, ni se ha establecido un objetivo a alcanzar. Se ha abundado en el sistema de urbanización aislada o inconexa, basada en las dimensiones de la propiedad del suelo previo, y no en la racionalidad de una trama habitable, con una política de tierra quemada en la que no se tienen en cuenta las carencias de la población actual, y sólo piensa en acomodar a una supuesta población futura que lleguará (¿desde donde?)) a los nuevos sectores urbanos.

Rincón es un municipio joven, con una buena situación y unas condiciones de calidad de vida muy aceptables en el entorno andaluz. Parte de una historia basada en el cambio territorial de una pequeña villa de la Axarquía, Benagalbón, a una población moderna a pie de playa, pero sólo eso no lo justifica todo.

La oportunidad del cambio de ciclo inmobiliario apunta a mejorar mucho más las estructuras públicas para mejorar la vida de la población existente, y a lo sumo la de su crecimiento familiar natural. Se puede pensar en ello mejorando el parque residencial actual, el sistema energético, los abastecimientos hídricos, los espacios verdes, el comercio, la cultura, la educación o el ocio. Si al contrario, se deja a un lado a la gente existente, y se pone como en la pasada década la mirada en el crecimiento cuantitativo, en la colonización urbana de los terrenos agrarios o naturales, en la roturación y hormigonado de las zonas de mayor pendiente, se está incumpliendo un mandato moral y democrático, y posiblemente la legalidad administrativa vigente, que se supone castiga penalmente la especulación urbanística.


 

III. COMPROMISOS Y PRÁCTICA POLÍTICA

El Plan General de Ordenación Urbana es el instrumento genérico para estructurar el municipio, al establecer los elementos fundamentales del territorio y organizar y diseñar la ciudad presente y futura.

En definitiva, el Plan General de Ordenación Urbana define el modelo de ocupación y utilización del suelo municipal, y tiene como objetivofundamental dirigir el desarrollo urbano al organizar/diseñar la ciudad.

¿Sigue teniendo vigencia en 2016 el modelo de ciudad que se diseñó en 2003?

¿Sigue teniendo vigencia el modelo de gestión política de técnicos decidiendo lo que es mejor para los ciudadanos, sin contar con los propios ciudadanos?

En los últimos quince años han cambiado muchas cosas en el mundo, desde el clima hasta las tendencias en urbanismo. Y en nuestro municipio han cambiado hasta los gestores.

El actual equipo de gobierno municipal, compuesto por la coalición de PSOE, Ahora Rincón, IU y PA se comprometió a gobernar de manera transparente y participativa y, efectivamente, el Reglamente de Participación Ciudadana fue uno de los primeros proyectos cuya elaboración se puso en marcha.

Pero aún no existen mecanismos eficientes de participación ciudadana para definir entre todos el modelo de ciudad que queremos, y establecer las líneas generales con las que se va a desarrollar nuestro municipio en los próximos años.

La forma de gestionar y decidir de manera autoritaria la planificación futura del municipio determinó que tanto en 2005 como en 2009 se produjera una avalancha de alegaciones.

El retraso del planeamiento respecto a la realidad normativa autonómica, estatal y europea determinó su rechazo por la Junta de Andalucía en 2005 y 2009.

La única vía para poder aprobar un Plan General de Ordenación Urbana es cumplir los requerimientos legales, y promover un proceso de debate ciudadano a nivel de Tenencias de Alcaldía para que todos los vecinos puedan tener información directa y posibilidad de participación efectiva en la construcción de las ciudades y la gestión del territorio y, para ello, es necesario que estén funcionando los mecanismos de participación ciudadana.

La tarea de los técnicos es la de buscar soluciones para aplicar el encargo de los ciudadanos en la construcción y desarrollo de la ciudad.

Inmaculada Gómez