El Rincón Habla - Noticias de Rincón de la Victoria

  • Diario Digital | viernes, 22 de octubre de 2021
  • Actualizado 08:44
Cartas al director
Cartas al director
Opinión

Al gobierno de Rincón de la Victoria le bailan las cifras

¿Recordáis la serie de televisión de Barrio Sésamo? ¿y al incansable Conde Draco contando números? Mi generación aprendió a contar con él, en aquellas tardes de la infancia, bocata en mano. Imagino que el alcalde Francisco Salado y su equipo tripartito PP, Cs y PMP también lo siguieron, pero, a lo mejor, no prestaron la suficiente atención a los cálculos.

Opinión

La limpieza va por barrios

Dos lectoras del periódico nos envían sendas quejas sobre el estado lamentable de limpieza que muestran varias calles del municipio, en esta ocasión en La Cala del Moral y en Torre de Bengalbón, pero que es algo que vuelve a ser la tónica general en el municipio.
Opinión

Gatos y contenedores de basura

Los vecinos de la la urbanización Jarales de Mar nos hacen llegar una queja por la presencia de gran cantidad de gatos callejeros. A pesar de haberlo puesto en conocimiento del Ayuntamiento, comentan que tan solo han mandado a “la protectora” pero que el problema está lejos de solucionarse.

Opinión

Serramar. Cuidado con los perros.

El verano pasado compré una propiedad en la hermosa zona de Serramar, enclavada en la montaña sobre la carretera costera N-340 y la ciudad de La Cala del Moral. Serramar es un área establecida con casas grandes de colores, su propio club de tenis / pádel (Nuevo Serramar) y está convenientemente ubicado justo debajo de la autopista. Está a menos de 15 minutos de Málaga y la misma distancia de Torre del Mar.

Opinión

Tontos contemporáneos

Qué diferentes eran los tontos del pasado. El tonto antiguo era una persona prudente, discreta y humilde. El tonto contemporáneo es arrogante, agresivo, un kamikaze. Él sólo se pregunta y él sólo se contesta. Para qué va a escuchar si lo sabe todo.

Opinión

El efecto Julen

Tan solo ha pasado un día desde que tomamos conciencia de que Julen (nuestro niño Julen) nos observa junto a su hermanito desde la inmensidad de las estrellas, allá donde se para el tiempo de los mortales.