22:34h. Jueves, 22 de Junio de 2017

UN SENTIDO RECUERDO

Se nos fue Pablo, el ángel que movió a un pueblo

En la madrugada del martes su cuerpecito ya no aguantó el dolor intenso y la metástasis. Su carácter y su lucha contra la perversa enfermedad conmovieron el corazón de sus vecinos y generó una participación inusitada como así demostraron en el acto de solidaridad para ayudar a la familia y en su último adiós en la iglesia de La Cala del Moral.

Pablo con el concejal de Ciudadanos Oscar Campos
Pablo con el concejal de Ciudadanos Oscar Campos

Pablo, de siete años, estuvo luchando, apenas siendo un bebe, contra esta maldita enfermedad. Pero le ganó. Sabía que era una realidad y que había que vivirla día a día. Una vida corta que fue intensa gracias al amor de sus padres, hermanos, familia y un pueblo entero. Pablo, en esos momentos es el hijo de cualquier familia, es la representación de tantos que como él están luchando contra un guerrero que ha venido a verles sin ser invitado.

El niño y todo su entorno sufre las consecuencias de este diagnóstico. Un niño con cáncer no es una estadística, es una realidad y hay que hacerla frente con una atención integral que ayude a llevar los problemas psicológicos, sociales, económicos, escolares, porque cada enfermedad, cada niño, cada familia es diferente. En el caso de Pablo su pueblo lo entendió así. Es sin duda injusto que se corte la felicidad y la vida a personas especialmente cuando se trata de un niño que por su condición está en el balcón de la vida y que sólo pudo dejar pasar. Una sola muerte por cáncer infantil es demasiado.

Pablo se fue, pero pudo cumplir muchos de sus sueños. Estos últimos meses fueron intensos de grandes ocasiones que por él se hacen, aún si cabe más, con total voluntariedad. Visitó Sierra Nevada y Euro Disney, subió a la cabina de un avión, estuvo con el Unicaja de baloncesto y en un concierto Pablo Alborán, vio al Málaga CF y al Real Madrid, y conoció a su ídolo Cristiano, e incluso james Rodríguez le envío un vídeo dándole ánimos. 

Sus padres, Verónica y Enrique, junto a sus dos hermanos estuvieron siempre a su lado. Finalmente, el pasado sábado, apenas con fuerzas, recibió su primera comunión. Su recuerdo estará con todos nosotros.

Descanse en paz.