El Rincón Habla - Noticias de Rincón de la Victoria

  • Diario Digital | viernes, 05 de junio de 2020
  • Actualizado 03:01

LITERATURA

Juana de Dios Peragón gana el II Premio de Microrrelato en memoria de Antonio Garrido Moraga

El fallo del II Premio de Microrrelato en homenaje a Antonio Garrido Moraga anunciado esta mañana por videoconferencia, ha recaído en la jienense Juana de Dios Peragón con el título `La seducción es más poderosa que el miedo´.
Presentación del II Premio Antonio Garrido Moraga (foto de archivo)
Presentación del II Premio Antonio Garrido Moraga (foto de archivo)
Juana de Dios Peragón gana el II Premio de Microrrelato en memoria de Antonio Garrido Moraga

El presidente del jurado, Manuel Salinas, ha valorado el microrrelato de la premiada como “un trabajo original que nos habla en esta época de la seducción y de la belleza, de lo enorme y de lo frágil, y de cómo ambos forman una unidad, una estampa que se nos queda grabada en la memoria”. La obra presenta “un contenido amplio y una gran maestría en el lenguaje que se hace evocador”, ha detallado.

El II Premio de Microrrelato ha recibido 2.673 trabajos procedentes de España, Europa, EE.UU, Asia, y Sudamérica.

El fallo del I Premio de Microrrelato en homenaje a Antonio Garrido Moraga recayó en la también jienense Mar Horno con el título `Chismes´, un relato “moderno y futurista, que introduce la reflexión. En aquella edición se recibieron 1.306 obras.

Microrrelato premiado II edición

La seducción es más poderosa que el miedo

Cuando el rinoceronte se percata de que la gran admiración que despierta hoy en la sabana no es por su habitual aspecto terrible, sino por el deleitoso canto del pajarillo que utiliza osadamente su lomo como escenario privilegiado, aprende que la seducción es más poderosa que el miedo.

Y prehistórico y esencial, no le importan las risitas que levanta su paso acorazado por la sabana. Abnegadamente feliz, acompasa el paseo a la fragilidad de su huésped.

La belleza le hace indiferente a chismes y maledicencias. Desde fuera, a veces, la felicidad más profunda parece ridícula.