El Rincón Habla - Noticias de Rincón de la Victoria

  • Diario Digital | viernes, 15 de noviembre de 2019
  • Actualizado 18:56

V CENTENARIO

Etapa 8: Magallanes, descubridor

Magallanes descubre su estrecho y el Océano Pacifico. Su ruta no estaba recogida en ningún mapa. Ha encontrado el paso desde el Atlántico al océano que Núñez de Balboa llamó Mar del Sur en 1513.

Carta Magallánica
Carta Magallánica
Etapa 8: Magallanes, descubridor

El paso del Estrecho es muy peligroso y una de las naos, la Santiago, naufraga en una misión de reconocimiento. La San Antonio deserta y vuelve a Sevilla tras amotinarse sus tripulantes contra su capitán, Álvaro de Mesquita. El Estrecho de Magallanes es un conjunto de tortuosos y laberínticos canales y el gran almirante lo atraviesa a la primera. Muchos otros capitanes lo han intentado después y han fracasado, lo que da idea de la pericia sobresaliente del gran almirante portugués.

El Estrecho se abría para la flota en un inmenso mar que en ese momento estaba en calma, por lo que Magallanes lo bautizó como Mar Pacífico. Sentía el capitán portugués que su misión estaba a punto de culminar con éxito. Ignoraba la extensión enorme del Pacífico porque aún ignoraba las verdaderas dimensiones del planeta.

Lo que él creía que serían unas semanas de navegación se convertirían en meses. La San Antonio había desertado con la mayoría de las provisiones y los marineros tuvieron que beber agua corrompida, comerse las ratas de los barcos, que se pagaban a un ducado, el serrín de las maderas y el cuero que recubría los mástiles de los barcos. Los tripulantes empezaron a morir con horrible sufrimiento por el escorbuto. Pasaron cerca de algunas islas donde podrían haberse aprovisionado de alimentos y agua fresca, pero no las vieron.

Interpretacion V Centenario IES Ben Al Jatib_8280 copia

Presentación de la canción “Alma do vento”

La cantante portuguesa Mariza interpretó esta canción que habla del miedo que el viento transporta cargado de secretos. Igual que en la canción los marineros de la flota debieron preguntarse por la razón de ser de aquella aventura que los arrastraba a la muerte. Su llanto fue lluvia en medio de una inmensidad marina cuya sal solo podía limpiar el tiempo. Cantar sería el único refugio contra los lamentos.