10:46h. Miércoles, 19 de Junio de 2019

ECONOMÍA Y HACIENDA

Rincón de la Victoria aprueba una bajada de tipo de IBI para 2019

La medida supondrá la congelación del Impuesto de Bienes Inmuebles en 2019 frenando así el efecto de la actualización de los valores catastrales en el próximo recibo.

Viviendas de Rincón de la Victoria
Viviendas de Rincón de la Victoria

La propuesta que llevaba a Pleno el equipo de gobierno, defendida por el concejal de Hacienda, Antonio Fernández, era modificar el tipo para llevarlo del 0,89 al 0,85 con el fin de amortiguar los incrementos del 10% anuales tras la revisión al alza de los valores catastrales que se llevó a cabo en 2013 por mandato del Gobierno central, y que supondría una subida de 174.000 euros, con el fin de mantener el equilibrio presupuestario para el año que viene.

Finalmente, el alcalde Francisco Salado, aceptó la propuesta de bajada del 0,84, ligeramente por debajo del punto de equilibrio, con el fin de que el recibo del IBI quedara congelado para el ejercicio de 2019, consiguiendo de esta forma una aprobación unánime del Pleno, y que supondrá también una reducción en la recaudación municipal de 218.000 euros.

Según ha explicado el concejal de Hacienda, Antonio Fernández, a este periódico, en 2013 se llevó a cabo la revisión de los valores catastrales, una revisión que no se realizaba desde 1998. “Para que el impacto en los vecinos fuera menor, el catastro decidió aplicar la subida gradualmente, en décimas partes hasta 2023”. 

Esta es la tercera bajada consecutiva que aprueba el pleno de ayuntamiento. En 2017, siendo alcalde Francisco Salado, el pleno aprobó la bajada del tipo al 0,89 para 2018, y en 2016, siendo alcaldesa Encarnación Anaya, se aprobó la bajada de 0,962, cifra en la que se encontraba el tipo desde 2013, al 0,920. 

Anteriormente, tras la revisión del valor catastral, las medidas elegidas por el ayuntamiento para paliar dicha subida se dirigieron a reducir el impuesto a los propietarios empadronados de 6,36 % al 8% a partir del ejercicio de 2014, y del 8 % al 20% a partir del ejercicio de 2015, en el caso de vivienda habitual, hasta situarse en el 25% actual que se aprobó en 2016, y que comenzó a aplicarse en el ejercicio de 2017.

Pleno Extraordinario noviembre 2018_9184

Rechazo a las alegaciones de los principales grupos de la oposición

A pesar de que los principales partidos de la oposición habían realizado alegaciones a la propuesta del ejecutivo local, la intervención respondió a las éstas explicando que una reducción mayor del tipo impositivo perjudicaría el PMP del Ayuntamiento, un posible incumplimiento del principio de sostenibilidad financiera y del pago a los trabajadores, además de otros problemas de financiación propia. 

Sin embargo, la oposición cambió el sentido contrario de su voto tras la propuesta de Francisco Salado de dejar el tipo del IBI en 0,84 para congelar el recibo de 2019.

Antonio Fernández, concejal de Hacienda, ha aclarado a este periódico que “no se pueden bajar los tipos por mucho que se desee, hasta la parálisis”. “Tenemos, ante todo, una obligación que es dar unos servicios a los ciudadanos”.

“Además, el Ayuntamiento tiene una deuda financiera que volverá a subir en 2021, por la carencia de algunos préstamos. Sin embargo, la labor gobierno local que esté en ese momento, será la de negociar esos préstamos tanto con los bancos como con el Gobierno central”, ha concluido Fernández.