El Rincón Habla - Noticias de Rincón de la Victoria

  • Diario Digital | viernes, 22 de octubre de 2021
  • Actualizado 08:24

LIMPIEZA | MEDIO AMBIENTE

Crecen las críticas contra la concejalía de Medio Ambiente por el estado de suciedad de Rincón de la Victoria

Encabezando el ranking de los IBI más altos de la provincia, en el 0,80, y con un presupuesto para limpieza de casi 8 millones de euros, la suciedad de las calles de Rincón de la Victoria pone en evidencia al Partido Popular.
Una fotodenuncia reciente en rrss
Una fotodenuncia reciente en rrss
Crecen las críticas contra la concejalía de Medio Ambiente por el estado de suciedad de Rincón de la Victoria

Las fotos de la suciedad y deterioro de las calles de Rincón de la Victoria ya son la tónica general de las publicaciones en redes sociales y es ya el principal motivo de quejas en el municipio, que, desde que el Partido Popular se hiciera cargo del área de Medio Ambiente, tras las elecciones de 2019, la situación no ha hecho más que empeorar.

La limpieza del municipio, dependiente de la consejería de Medio Ambiente, en manos del PP en este mandato, se lleva a cabo, por el momento, por la empresa mixta EMMSA (integrada por el Ayuntamiento y Fomento de Construcciones y Contratas), en tanto en cuanto se perfila el nuevo contrato que privatice completamente este servicio.

EMMSA cuenta con una plantilla que rondaría los 130 trabajadores y un presupuesto de 8 millones de euros aproximadamente, entre el principal y otras aportaciones para mantenimiento, suministros, e inyecciones puntuales de refuerzos.

Pero, a pesar de que Rincón de la Victoria tiene uno de los tipos impositivos de IBI más altos de la provincia de Málaga, un 0,80% y un presupuesto para limpieza de casi 8 millones de euros, la situación de falta de limpieza es más que evidente una vez que se sale del núcleo que rodea al Ayuntamiento, lo que pone en evidencia la mala gestión de la concejalía de Medio Ambiente, y de su titular, el concejal Borja Ortiz (PP). Ortiz, que está al frente de EMMSA desde el pasado mes de mayo, tiene como misión, más que limpiar las calles del municipio, sacar adelante la privatización del servicio que acabará con la empresa mixta.

Una fotodenuncia en rrss de una calle _6004

Si a la falta de civismo de algunos vecinos del municipio, unimos la patente falta de esfuerzo de los gestores municipales, el cóctel de suciedad e insalubridad está servido. En los últimos meses, ha quedado patente la falta de una agenda de limpieza fuera de la almendra central, realizándose sólo a golpe de denuncia en las redes sociales o de un escrito de la oposición a esa concejalía.

La pandemia y el estado de alarma significaron un impasse en la limpieza por el confinamiento, pero una vez acabada, ya no existe ninguna excusa para llevar a cabo una tarea por la que los vecinos del municipio pagan, y pagan bien.