10:42h. Viernes, 20 de Julio de 2018

SERVICIOS OPERATIVOS

Copesol prestará los servicios funerarios en los cementerios municipales

El Ayuntamiento de Rincón de la Victoria ha realizado la contratación para la prestación de los servicios funerarios en los tres cementerios municipales y en las instalaciones anexas existentes, a la empresa Copesol SL. El anterior concurso, en 2016, quedó desierto. 

Cementerio de La Cala del Moral
Cementerio de La Cala del Moral

La firma ha tenido lugar en la mañana de hoy entre el alcalde de Rincón de la Victoria, Francisco Salado (PP), y el representante de la empresa adjudicataria, Copesol S.L con un presupuesto inversor de 126.953,20 euros anuales y un periodo de duración de contrato de dos años.

Según ha explicado el concejal del área de Servicios Operativos, José Luis Pérez (PA), la adjudicataria, además de cumplir con los requisitos del Pliego de Condiciones Técnicas y Administrativas, realizará como mejoras la estanqueización de sala-depósito en el cementerio de Rincón de la Victoria, adaptándola a la normativa por un valor de 7.665,50 euros, y otras actuaciones relacionadas como unificar las salas 1 y 2 del Tanatorio rinconero, o la dotación de mobiliario por valor de 10.050 euros para los tres cementerios, así como el incremento de los medios personales adscritos al servicio.

Firma contrato copesol cementerios 2018

La gestión de los cementerios municipales comprende la realización de enterramientos, el traslado de restos, la conducción y traslado de cadáveres, la apertura y cierre de los cementerios y tanatorios, el registro de cadáveres, la limpieza y mejora del mantenimiento y pequeñas reparaciones. 


 

El anterior concurso quedó desierto

Hasta ahora era Matías Villalba, a través de la empresa MS Rincón 2003, el concesionario de los servicios funerarios de los tres camposantos del municipio, desde el año 2002. Aunque en 2012 venciera el contrato, el servicio ha venido siendo prorrogado año tras año. El último intento del Ayuntamiento por licitar estos servicios fue abril de 2016, durante la gestión del cuatripartito. Sin embargo, el concurso quedó desierto, con lo que Villalba volvió a hacerse cargo del contrato, aunque por diferencias con el Consistorio en cuanto a la calidad de los servicios dados, se le efectuó una quita y los 120.000 euros pactados se quedaron en unos 96.000 euros.

La licitación anterior, abril de 2016, por 35.000 euros anuales, quedó desierta.